Pantaleón y las visitadoras

Seguro que a lo largo de nuestra vida nos hemos topado con personas perfeccionistas, meticulosas a la hora de hacer su trabajo. Ver como se preparan un café, ordenan su mesa, archivan sus ficheros de datos en estructuras de carpetas infinitas en el ordenador es todo un acto religioso. Ponen tal empeño en las actividades que realizan que parece que les vaya la vida en ello.

El capitán Pantoja, protagonista de nuestra historia es uno de estos individuos.

¿Que ocurre si como Capitán del ejercito le encomiendan una misión vital para el cuerpo militar peruano?, un asunto de estado diría yo, de dimensiones nacionales. Pues como su espíritu le dicta, le va la vida en ello, y pone todo su empeño en la ejecución de dicho proyecto.

Pero, ¿Que ocurre si la orden que le dicta el ejercito consiste es implantar un servicio de señoritas para relajar las tensiones de la tropa peruana que está cumpliendo con su deber en las duras y peligrosas selvas amazónicas?.

No había tenido la oportunidad de leer ninguna obra de Vargas Llosa, y “Pantaleón y las visitadoras” me ha dejado un gran sabor de boca. Hacía mucho tiempo que no se me quedaba mirando la gente en el metro, porque me estaba partiendo de risa mientras leía. Es una novela muy alegre, muy fresca, muy crítica también con las estructuras militares de la época. La mezcla de personajes de buenísima, Militares, curas, prostitutas, beatas, fanáticos religiosos, magias negras, divinidades, ritos ancestrales…

Os animo a leerlo. Por mi parte estoy pensando en hacerme con otra obra de Vargas Llosa.

Existe una versión cinematográfica de muy pésima calidad. No os la recomiendo. Hubiese sido un guión perfecto para las artes de Luis García Berlanga.

Mas información

Web Oficial de Mario Vargas Llosa

Su Página en Wikipedia