No dietas, no básculas. Simplemente estar atento

Aún con un poco de retraso publico este Post que escribí el 2 de Enero de 2013:

La Navidad. Periodo en el que abusamos en exceso de la comida y la bebida. Es dificil mantener tu cuerpo en equilibrio cuando se suceden tantas fiestas seguidas donde además parece que exista la obligación de consumir con ostentación y desmesura.Despues llega el exceso de kilos, los sentimientos de culpa, una nueva sensación cuando te agachas a atarte los cordones de los zapatos, y el plantearse nuevamente objetivos que, puede que cumplas o no, pero siempre producirán un estress innecesario en tu día a día.

Como todo hijo de vecino he engordado, aunque he respetado religiosamente mi hábito de salir a correr 3 días por semana. He cogido unos 3 kilos. Estoy en 88 kg cuando mi peso antes de las navidades era de 85 kg, y mi peso óptimo debe de estar en torno a los 80.
Voy a trabajar para volver a mi equilibrio, pero este año voy a cambiar mi planteamiento. Hace ya tiempo que reflexiono sobre la diferencia que hay en incorporar un hábito que consideras saludable para tu vida, o bien proponerte un objetivo, una meta e intentar cumplirlo. Hábitos y Objetivos. Ambos planteamientos vitales son interesantes y necesarios en la vida de cualquier persona. Necesitamos superarnos en las diferentes facetas de nuestra vida. El volver a tu peso ideal en el que te encuentres cómod@ es un buen ejemplo.

Este año no voy a establecerme ningún tipo de dieta especial, ningún calendario, no voy a pisar la báscula, no voy a acudir a ningún centro mal llamado “natural” y que propugnan pérdidas brutales donde da la sensación de que vas perdiendo los kilos a medida que andas por la calle, no voy a analizar el contenido en carbohidratos, glucosa, proteinas, etc que pueda tener la comida que vaya a ingerir. No voy a tomarme el peso un día a la semana para analizar mi “éxito” o “fracaso”. En vez de eso únicamente voy a “comer menos”. Son solo dos palabras, “comer menos” pero que encierra grandes beneficios.

Voy a alejarme de las básculas, con lo que voy a eliminar el estress que supone. “¿Habré hecho los deberes esta semana y habré adelgazado algo?”. Los sentimientos de tristeza, en el caso de no adelgazar, o de euforia, en el caso contrario nunca serán buenos, y generarán seguramente actuaciones exageradas.

Cuando una persona obtiene el peso deseado en la gran mayoría de casos se produce el efecto rebote. Esto es porque una vez que hemos logrado nuestro objetivo, nuestra fuerza y constancia se debilita. Deja de tener sentido lo que hacemos, nos debilitamos.

Voy a trabajar una idea mas sencilla. Unicamente estar atento en las horas de comida, respirar hondo, masticar mucho, casi hasta el aburrimiento, respirar hondo, concentrarte en los sabores, paladear, disfrutar, trabajar “un poco” la contención, tampoco es necesario que seamos monjes. No quiero cumplir ninguna meta, ni obsesionarme con mi peso, únicamente considero que es bueno que las personas comamos menos, y que sería bueno acostumbrar a nuestro cuerpo a ello.

Comienzo el año con 88 kg. El 3 de Febrero acudo a la carrera popular de las dos leguas de Leganés. Ese será el primer en el que me pesaré, despues de todo un mes, y podremos reflexionar juntos sobre la experiencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: