Dylan en 1966

Estoy volviendo a escuchar el Live 1966 de Bob Dylan, en el Royal Albert Hall. Debo haberlo escuchado por lo menos 100 veces, y no me canso.

Solo Dylan, en la mayoría de temas solo con su guitarra y su armónica, dando paso al repertorio de canciones que en el 66 todavía no era muy extenso, pero que para mí es mas que suficiente. Es su mejor época sin lugar a duda. Ya había pasado de su imagen Folk a lo Woody Guthrie y se había puesto pantalones pitillo y americana negra, y por supuesto unas gafas de sol, tambien negras. El pelo largo y casi tirando a lo afro.
El disco entero es una joya de arte, y un reflejo de la época. Merece la pena de principio a fin.
¿Preferidas?, Desolation Row. La versión no tiene mucho que ver con la original, la mejora en fuerza y expresividad.
No lo dudes, hazte con él lo antes posible. No te arrepentidas.
By Nostromo.
Anuncios

Píldoras Musicales (I)

Comienza una nueva singladura en el viaje de Nostromo, de la mano de lo que mas me gusta en la vida, la música. Periodicamente publicaré una lista de 10 Píldoras musicales, 10 canciones para curar los malos rollos que nos acompañan en la vida.
  • Buen rollo, con The Pains Of Being Pure At Heart (Say No To love, Heart In Your HeartBreak).
  • Un poco de Shoegaze con Chapterhouse (Pearl, Breather, Falling Down).
  • La belleza de Ride (Vapour Trail).
  • La tristeza de Jason Molina (Everything Should Try Again, It’s Easier Now).
  • Un poco de Blues del delta con Robert Johnson (Ramblin’ On My Mind, If I Had Possession Over Judgement Day).
Que disfruteis,
By Nostromo.

Juego de Tronos – La serie

Reconozco que habiendo superado la barrera de los 40, la literatura fantástica de carácter mitológico se me hace pesada. Lo que se convertía en puro vicio cuando tenía 14, 15, 20 años, cuando devoraba literatura de Tolkien, Lovecraft… Ahora se me hace un mundo.

Hacerme con las razas, mundos inventados, personajes… Buff.

cabecera

 

No es que me cansen las epopeyas con muchos personajes. Sabeis que mi escritor favorito es Dostoievsky, y desde luego sus obras son puras epopeyas y entramados de personajes muy relacionados entre sí.
Simplemente es que se me hace pesada la lectura, y si a esto le sumas que estos libros de literatura mitológica no suelen bajar de 600, 700 páginas, y mínimo son trilogías, pues… pues eso, que me paso a la serie.
Con Juego de Tronos he intentado abordar el primer volumen “Canción de Hielo y Fuego”, y me ha gustado, muy bien escrito por “George. r.r. Martin” pero lo que os digo, de repente se me hizo cuesta arriba y a eso de la mitad del libro consideré seguir la serie.
“Fantástica”. Ese es el apelativo que me surge para describirla. Lo primero de todo pocos capítulos por temporada, 10. Un número ideal, que permite centrarse en elaborar un buen producto.
Supongo que existirá uso de tecnología de ordenador, pero prácticamente no se nota, con lo que la serie tiene un aire muy real, algo así como el “Excalibur” de John Boorman, bueno, sin llegar a eso pero con ese rollo.
La música es espléndida, la fotografía, escenografía….
Me lo estoy pasando pipa. Se suceden los capítulos sin darme cuenta. Las tramas, batallas, reinos enfrentados, las personalidades que están muy trabajadas, un buen trabajo de los actores, sobre todo el papel de Tyrion Lanniester, encarnado por “cxx” es muy bueno.
Os recomiendo sin lugar a dudas que os hagáis con las tres temporadas de esta exquisita serie, y es mas, si todavía disfrutáis con la literatura mitológica haceos con la obra de George R.R. Martin para completar el disfrute.
By Nostromo.

Diario de Invierno – Auster entra en la tercera edad

Maquetaci—n 1Escribo este post escuchando una sinfonía de un neoyorquino de pro, “Glenn Branca”, con el que seguramente Auster habrá coincidido en sus años mozos.

El “Diario de Invierno” es una retrospectiva de su vida, autobiográfica, vista desde la sensación de un hombre que ve como va entrando en esa tercera edad, comienzo de la vejez.
Un recorrido por su infancia, juventud, madurez. Muy bien escrito, muy conciso, directo.
Me encanta el recorrido temporal que hace por todas las casas y apartamentos por los que ha pasado a lo largo de su vida.
Un momento para mí mágico es la descripción que realiza de un ataque de pánico que sufre como consecuencia de una serie de avatares de la vida, que le cuesta expulsar y le generan un ataque, no de corazón, si no de espíritu. A veces esas acumulaciones de stress, malos pensamientos,  sentimientos de todo tipo, si no sabemos expulsarnos pueden corroernos por dentro.
Una lectura reposada, fácil, pero eso sí, para los que ya conocemos a Auster.