Mi involución al papel

Siempre me ha gustado escribir, garabatear, tachar palabras, colorear, hacer gráficos, diagramas… De alguna forma intentar representar lo que se me pasa por la cabeza.

Cuando de jovencito comencé a trabajar lo primero que me compré fue una agenda. Siempre he sido organizado y nunca me ha gustado encontrarme con sorpresas. Es por esto que creo que siempre me ha gustado organizarme con agendas. 

La primera agenda que me compré fue una de la marca TASCHEN, creo que de Joan Miró. Intercalaba las hojas para escribir y organizarte el día y la semana, con imágenes de cuadros de Miró, que me encanta. Ese día comenzó mi relación con las agendas TASCHEN que duró más de 10 años (Picasso, Dalí, Escher, Van gogh). Además comencé a adquirir cuadernos MOLESKINE para trabajar. Para tomar notas en reuniones y garabatear ideas son ideales.

En el 2007 adquirí mi primer portatil MAC y comencé a usar ICAL (el programa de calendario) y dejé de usar mis agendas TASCHEN. Hombre, los beneficios de una agenda electrónica pues no los voy a enumerar aquí (recordatorios, sincronización con el móvil, inmediatez) y hasta hoy, sigo usando la agenda integrada con ICLOUD.En el 2010 compré el IPAD. Digo el IPAD porque el modelo que compré fue el primero, sin cámara ni nada, al poquito de presentarlo Steve Jobs… Flipé, y además me compré un lapicero muy chulo con el que iba a mis reuniones de trabajo, tomaba notas, hacía mis diagramas. Compré aplicaciones chulísimas para la toma de notas, NoteShelf, Penultimate… Estuve 2 años enteros de universidad donde todos los apuntes los tomé y elaboré con el IPAD.Después de todos estos avances tecnológicos en mi vida… estoy volviendo al papel. Mi mesa de trabajo se ha vuelto a llenar de color, con diagramas, listas de tareas, rotuladores, lápices, tachones. Me he dado cuenta de que las ideas fluyen mucho mejor. Después de utilizar sistemas complejos para la organización del trabajo como GTD y con herramientas como THINGS, OMNIFOCUS y otras, resulta que lo que más me gusta es tener  las grandes tareas anotadas en un cuaderno, y la sensación de ir tachándolas con un color diferente a medida que las voy finalizando. El papel perdura. De vez en cuando me pongo a releer esas viejas agendas TASCHEN, y veo a lo que me dedicaba hace 15 años, como de vez en cuando releo las cartas que mi padre me escribía desde lejanos destinos cuando yo tenía solo 5 años. Si en vez de cartas hubiesen sido emails no sé si los conservaría 35 años después.

No sé a dónde nos llevará el destino, si al final todo será digital, si desaparecerá el papel definitivamente, si convivirán por muchos años. Lo que sí creo es que estamos dominados por un “HYPE” tecnológico. Una expectación continúa hacia nuevos productos y dispositivos, y damos mas importancia al producto en sí que a lo que realmente queremos hacer con él. Nunca antes habíamos vivido con unos cambios tecnológicos tan importantes y en tan poco tiempo. Que no se nos nuble la mente, que los cambios tan rápidos pueden ser pasajeros.

Que mis hijos jueguen con el IPAD y sus consolas es algo que me encanta. Yo soy un “Gamer” desde hace 35 años. Pero creo que disfruto más cuando los veo garabateando y pintando sus hojas en blanco, pringarse con ceras, pinceles, Ir con ellos a la biblioteca a traernos cuentos y libros. “Manosear” en definitiva. 

Ha comenzado mi marcha atrás.

By nostromo.

Anuncios

Tentaciones

Eso es. De nuevo el consumo me tienta. En este caso unas zapatillas para correr. Me entran unos deseos irreprimibles de comprarme unas nuevas zapatillas ASICS, que es la marca que uso actualmente, y con las que estoy muy contento.

asics

Ya va para dos años que las tengo, y habré hecho más o menos 2000 kilómetros, y de alguna forma tengo la necesitad de cambiar.

La cuestión es ¿Es una necesidad real o es mas bien fruto del ansia por consumir que tenemos en esta sociedad de producción continua de productos?¿necesito cambiar?, ¿ya están gastadas?, ¿deformadas?, ¿me hacen daño?, ¿me deforman el pie? ¿Están rotas?. La verdad es que no, todo lo contrario, a medida que corro más con ellas las noto mas ligeras, que están perfectamente amoldadas a mi pie, que hice una buena compra en su momento, que me gustaría seguir con ellas muchos años, que con ellas he hecho mis primeras carreras de 10 Km.
La cuestión es ¿Tengo que invertir el esfuerzo de mi trabajo en este artículo? ¿Lo necesito realmente? ¿Debo gastar tiempo eligiendo la nueva zapatilla, desplazarme a un centro deportivo, probarme modelos, leerme los blogs deportivos donde me van a hablar de las bondades de las nuevas tecnologías GEL xxx, de la pronación 2.0, de la supinación invisible, adaptar mis pies y mi carrera al nuevo calzado?. ¿Deben acabar en la basura o en el fondo de mi armario mis actuales zapatillas?, ¿para ello han trabajado horas y horas personas que no he conocido, seguramente de países no muy desarrollados, por sueldos no muy halagüeños, en mis zapatillas?, para que ahora yo, persona del primer mundo ¿pueda jugar al “capricho”, pueda jugar al “usar y tirar”, pueda generar unos pocos “kilos” mas de mierda que enviar en contenedores a los mismos países del tercer mundo donde se fabricaron?.
Por otro lado, la cuestión es ¿Puedo tirarme 1000 kilómetros más con mis ASICS actuales?, pues no lo se, pero lo voy a intentar y te cuento…
By nostromo.