¿Porqué me gusta correr?

Nunca me ha gustado el deporte.

De pequeño era el niño al que elegían al final cuando se organizaba un partido de fútbol. No era gordito, pero recuerdo que siempre quedábamos los últimos en la elección un niño bastante gordito y yo. Al final nos hicimos amigos.

El único deporte que he practicado con asiduidad es la natación, llegando a formar parte del club de natación Moscardó, pero una mala experiencia en una competición me hizo ver que el deporte, y por lo menos el competitivo,  no era lo mío.
En Noviembre de 2011 comencé a correr. Bueno, comencé por andar, posteriormente a andar y trotar, y ya finalmente trotar.  Los 40 años traen reflexiones vitales, y estas reflexiones me llevaron a la necesidad de cultivar nuevos hábitos. Buscar nuevos horizontes.
¿Porque me gusta correr?. A priori es un deporte “coñazo”. ¡Correr es de cobardes! me dicen. Sonrío de forma inconexa y pronuncio un ¡jejeje! inexpresivo, pues yo tampoco entiendo lo que quieren decir con esa “frase hecha”.
 Me gusta correr por su componente ZEN. Sales a trotar (prefiero decir trotar pues mi ritmo es muy, muy lento) y la única compañía que tienes son tus pensamientos. Últimamente ya no salgo ni con música. La música relaja, y es algo a lo que puedes aferrarte ante una carrera larga, un momento de cansancio. Puedes abstraerte de ese pensamiento negativo que te está diciendo “¿no sería mejor que te parases en aquella terracita y te tomases una cañita bien frequita?”. No salgo con música para disfrutar totalmente de la experiencia.
Correr, y seguir corriendo es fortalecer tu voluntad, dominar tus debilidades. Te llegan pensamientos que te dicen ¿que haces tío, con el calor que hace? ¿te pagan por correr?, ¿pues déjalo!. Y esto es parte de lo que me atrae. ¡No lo voy a dejar!. Yo tengo más voluntad de lo que mi propia mente me quiera hacer creer.
También fortalece tus músculos y mejora el corazón y los pulmones. Es algo solitarío, único. La experiencia de una carrera es totalmente personal. El sudor corriendo por tu cuerpo, el sol cegando, tu respiración, el mar calmado a tu derecha.
Corres es algo que va conmigo. Soy de costumbres minimalistas, y cada día mas. No hay deporte mas minimalista que correr. Unas zapatillas, ropa de deportes y bajarte a la calle. No tienes que realizar grandes desplazamientos, no tienes que coger el coche. No tienes que gastarte un “pastizal” en equipamiento. Atarte las zapas, ponerte las mallas y ya está.
El coste es mínimo, ya que aunque unas zapas buenas cuestan dinero, a alguien con conciencia minimal como yo, y con poco afán consumista le pueden durar años.
Corro sin objetivos. Me interesa el hábito, el que forme parte de mis costumbres semanales, no tanto los “retos” o “metas” que pueda conseguir. Los objetivos conseguidos están muy bien, pero una vez conseguidos producen un efecto de “deshinche”, de relajación sobre tus buenos hábitos conseguidos. Con lo cual está bien marcarte unas carreras en las que participar, unas medias maratones, algún día un maratón… pero sin olvidar que lo importante y verdaderamente saludable es el hábito de correr.
No me gustan los deportes pero….. me gusta correr.
By Nostromo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: