Píldoras Musicales (4)

10 nuevos amuletos sonoros para pasar lo mejor posible estas navidades.

  • Glenn Branca. Primer movimiento de su sinfonía nº 1. Un primor para los sentidos. 
  • Clint Mansell. MOON. Extraído de la BSO de la película con mismo nombre. La música es mucho mas interesante que la película.
  • Waylon Jennings. Country rock americano. La verdad es que hoy en día esta canción me parece un poco bluf, pero debo ser consecuente con mis “favoritos”, así que si por lo menos durante un periodo de mi vida ha formado parte mis favoritos, debe de estar aquí.
  • Mark Knopfles & Emmylou Harris. Preciosa canción. No hay mas que decir.
  • Violent Femmes. El “Blister in the sun”. Para una fiesta playera lo mejor.
  • Low. “Just Like Christmas”. Underground americano. Son como “yo la tengo”, pero mas tranquilos, y además mormones.
  • Tangerine Dream. “Love on a real train”. Ambient electrónico para esos momentos de trabajo, o reflexión interior.
  • Dorian. “A cualquier otra parte”. Bonita, graciosa, fresca, joven. Siguiendo el espíritu de Family y su “soplo en el corazón”.
  • Hauschka. Dificil de clasificar. Cerca de Yann Tiersen, Dustin O’Halloran. “Blue” Bicycle es una agradable canción.
  • Fennesz. Esplendido Fennesz, y como sacar sonidos estratosféricos a una guitarra.”Perfurm for winter” de su album “Black Sea”.

By Nostromo.

El cliente es el centro

A veces se nos olvida.

El cliente

La consultoría tecnológica nace de las necesidades de los clientes, muy diversas, de diferentes sectores de actividad, con unos niveles de madurez tecnológica muy diferentes entre unos y otros. Hay clientes que aplican modernos métodos de gestión, otros de vieja escuela, del ordeno y mando. El mundo empresarial es muy heterogéneo.

Muchas veces nos olvidamos que lo mas importante de nuestro trabajo debe medirse unica y exclusivamente por el grado de satisfacción del cliente. Obviamente este grado de satisfacción tiene matices. Puede haber clientes a los que no les caigamos bien, no haya “feeling” entre ellos y nosotros. Puede haber clientes que definan estrategias sobre sus proveedores demasiado “estranguladoras”.

Debemos de afrontarlo como una meta, un reto. Imaginemonos llevando un comercio local, dando la cara a los clientes, vendiendo pan, ropa, chucherías , vendiendo periódicos, siendo masajista, … Debemos conseguir la venta del cliente, debemos conseguir que se sientan satisfechos, nuestros ingresos dependen de ello,  siempre y cuando se mantengan las reglas del juego en materia de “respeto”.

A lo largo de mi carrera he trabajado y colaborado con compañias de consultoría con fuerte orientación al cliente, por no decir  la “única”. Es decir, todos los procesos de la compañía están dirigidos al cliente. Sin lugar a dudas es donde uno aprende de verdad a afrontar proyectos, a convertir en realidad las “necesidades”, cuando te das cuenta que la tecnología es únicamente una herramienta para llegar a los objetivos finales, aprendes a adaptarte, y te das cuenta de que todo debe de ser adaptable. Tu estrategia de Marketing, tus RRHH, tu gestión de calidad.

Tambien he trabajado en consultoras donde el cliente es únicamente una pieza de su sistema productivo, al mismo nivel, repito, al mismo nivel que recursos humanos, marketing, gestión de proyectos… formación… Te das cuenta rapidamente de ello cuando ante una necesidad del cliente (p.ej: una modificación de una factura, están contentos con el trabajo de un determinado colaborador pero éste parece que no está suficientemente remunerado, se prioriza una reunión interna a un cambio de reunión con un cliente…) se tiene que mover una maquinaria. Esta maquinaria hace que la información inicial se vaya diluyendo entre diferentes áreas, departamentos, personas, a los que lógicamente les importa poco el cliente o no les han explicado lo suficientemente bien de donde viene el dinero que sustenta la compañía. Si, me puedes decir que, claro, son compañías grandes, existe un mayor nivel de burocracia, se pierde la cercanía y el contacto con el cliente… Yo te contesto con una palabra, AMAZON. Para mí, y desde mi experiencia por un lado desde la consultoría y por otro como cliente, es el paradigma de compañía de total orientación al cliente, y me daréis la razón en que AMAZON lo que se dice pequeña, pues no lo es.

No tiene que ver el tamaño, tiene que ver en como está diseñada la compañía para ofrecer los productos y servicios. Los procesos de calidad. Si, esas ISO 9000 que certifican que nuestro trabajo cumple unos estándares rigurosos, unos procesos de mejora continua y bla, bla, bla… Todo es mentira si no incluimos la perspectiva del cliente en estas metodologías, si no habilitamos mecanismos de retroalimentación de la experiencia previa.

No hay una sensación profesional mas agradable, que cuando estableces una relación de colaboración basada en la confianza. Cuando el cliente confía en tí, logicamente habrá pasado ya un periodo de experiencia, habreis abordado de forma conjunta uno o dos proyectos, habreis discutido, conocido, intercambiado puntos de vista, y de repente, se abre la caja de pandora y ahora es cuando vamos a establecer una relación profesional de verdad y con continuidad.

Cuando consigues establecer una relación profesional de este tipo con tu cliente, debes mantenerla, debes mimarla, debes darle cariñito, debes dedicar el 100 % de tus esfuerzos a ello. El coste de conseguir nuevos clientes es muy alto. Por tanto hay que dedicar el mismo esfuerzo o mayor a mantenerlo. Hay que vencer el costumbrismo, la apatía que nos puede producir el entrar en una espiral monótona de trabajo, hay que seguir dando valor, reinventarse, debes de seguir siendo la referencia para él.

No creo en la teoría de que hay que mantenerse distante con los clientes. Creo que es más una metáfora del miedo, de lo que hay mucho ahora mismo en estos momentos de crisis. Creo que lo enriquecedor es embarcarse en aventuras y proyectos interesantes, por supuesto que hay que medir los riesgos, hay que medir las fuerzas que tenemos, nuestras capacidades. Añoro esas relaciones históricas que se han dado entre clientes y proveedores de toda la vida. “llevo con este proveedor desde que empecé”, “nos conocemos desde hace mas de x años, y la confianza que tengo en él es total”.

Seamos francos y no nos engañemos a nosotros mismos. La consultoría tecnológica tal y como la conocemos se está volviendo bastante mediocre. No estamos en ese momento hace 15 o 20 años cuando las compañías disponían de poca experiencia en la gestión de proyectos tecnológicos, implantación de sistemas o soluciones informáticas, y por tanto se apoyaban mucho en el concepto de “proyecto cerrado” donde realmente podías lucirte en cada una de las aristas componentes del proyecto. Ahora la cosa ha cambiado. Se ha producido una madurez tecnológica y de gestión. El cliente sabe, y mucho. Muchos de los buenos consultores forman parte ahora del personal directivo de estas organizaciones, y cada vez hay menos proyectos cerrados y mas “outsourcing” y “cesión de personal”. Las tarifas han bajado estrepitosamente, y la calidad se resiente.

Las personas que amamos el trabajo de consultoría estamos obligados a involucrarnos en un proceso de “mejora continua”. es lo único que asegurará ese valor diferenciador que debemos de dar a nuestros clientes. Ese valor por el cual deben contratarnos. Ese espíritu eternamente joven, con chispa en la mirada, con ganas de afrontar nuevos proyectos, de conocer nuevas tecnologías, nuevas formas de mejorar.

Sus necesidades fuerzan nuestros sentidos, para minimizar sus costes, sus procesos de negocio, para identificar esos pasos innecesarios en sus procesos de negocio. Para pintaros y presentáros en un gráfico.

He tenido muchos, muchos clientes, donde he realizado muchos, muchos proyectos, de diferentes sectores. Banca, Seguros, Administración central y autonómica. He triunfado en algunos y en otros he salido con cicatrices del esfuerzo dedicado, pero en todos he aprendido. Y me pregunto. ¿Como puede ser que una misma persona, con los mismos conocimientos, la misma experiencia, la misma personalidad, implante proyectos excepcionalmente en un cliente y fracase en otro?. Mismo tipo de proyecto, mismo sector de actividad…. Cada cliente es diferente. Es único. Es muy dificil encontrar sinergias. Los años te aportan un amplio abanico de experiencias, que utilizas como herramientas para abordar nuevos proyectos, pero no dejan de ser herramientas, que no te aseguran que en tu siguiente viaje vaya a funcionar.

Y esto es lo mas interesante de la consultoría. El que siempre vuelves a empezar, el que de forma periódica coges un velero, sueltas velas y te diriges a un nuevo horizonte, desconocido, que abordas con experiencias previas pero con el mismo gusanillo de lo desconocido. Eres como ese marinero que tiene el cuerpo lleno de cicatrices, de viajes, aventuras surcadas, como esa escena de la película de Tiburón donde el científico y el pescador se pican a ver quien tiene mas cicatrices de mordeduras de tiburón. Aún con las cicatrices de experiencias agridulces en proyectos, clientes amargados, desencantos, interlocutores desleales, intereses personales, aún así, a día de hoy, lo que mas me gusta es soltar velas y dirigirme de nuevo hacia horizontes desconocidos.

By Nostromo.

Píldoras Musicales (3)

Tercera dosis de Ibuprofeno musical. Venga, a disfrutar, o a sufrir, según te sienten…

  • Biosphere. Música electrónica para calmar los sentidos. El tema, “Ancient Campfire”, del album “ShenZhou”.
  • Mogwai. “San Pedro”. Extraído de su último trabajo hasta la fecha.
  • Alva Noto & Ryuichi Sakamoto. Electrónica “Concreta”. Gracias Antonio de nuevo por descubrirme a Alva Noto. En este caso trabajando a pachas con Sakamoto.
  • INXS. Guau, mover un poquito el esqueleto. “Mistify”.
  • LeadBelly. Una canción de hace mas de 80 años “Where did you Sleep Last Night. Blues del delta en estado puro. Espléndida la versión que hizo Nirvana en los 90.
  • Ravi Shankar. Sonidos de la india, nada mas.
  • Gavin Bryars. Repetitivo, iterativo, repetitivo, iterativo, repetitivo, iterativo… Mágico.
  • Nusrat Fateh Ali Khan. Etnica, tierras árabes del mediterraneo.
  • Steve Reich. Buff, un ciclo en tu mente. Los pensamientos se van y vuelven, se van y vuelven, se van y vuelven.
  • The Dream Syndicate. “Halloween”. Creo que es la canción que mas veces me he imaginado tocandola en directo.

By Nostromo.

La música que cambió mi vida. The Stone Roses

Tenía 18 años. La flor de la vida. Cuando estas saliendo de ese periodo extraño, confuso, de la pubertad y empiezas a adentrarte en la madurez mas absoluta.

1989, y un disco, The Stone Roses. Es, despues de mas de 20 años el disco que mas he escuchado, sin lugar a dudas, el disco con el que mas he bailado, el que mas pedíamos en las cabinas de música de los garitos de Malasaña de la época, el que cuidaba con cariño cuando bajaba la aguja de mi tocadiscos, y por supuesto, una de mis primeras camisetas.

No solo fué la música, fué la estética, el revival psicodélico, la vuelta de los flequillos mods, los polos, las camisetas de rallas, Manchester, como siempre, Manchester.
Como muchas sensaciones que te gustaron con 18 años, era sentirte diferente, único.

Recuerdo cuando ibamos a casa de mi amigo Z. y pasábamos las tardes oyendo y reoyendo el disco, de principio a fin, desgranando sus matices, Waterfall, Don’t Stop que era Waterfall tocada al reves, ese ring ring de teléfono que estoy convencido que sonaba en una canción, el mover la cabeza. Z tenía un pequeño juego de luces, una especie de cinexin, y con unos celofanes de colores rojos, verdes, amarillos, nos ideamos una especie de foco psicodélico que enfocabamos sobre una de las paredes de la habitación y nos hacía sentir como en un garito de Manchester.

Desde el punto de vista técnico, el disco es perfecto, de principio a fin, desde “I Wanna by adored” hasta “fools good”. “She bangs the drums” te hace moverte sin parar. Las melodías tienen un toque de Beatles, algo infantil. La guitarra de John Squire es única, es el típico sonido característico que no has oido en ninguna parte, es como la guitarra de Johnny Marr, Jimy Hendrix o Mark Knopfler. Sabes que son ellos.
La batería de Reni es algo fuera de lo normal. Es el Keith Moon de los 90.

¿Como unos tíos de Manchester podían ser tan buenos tocando?, ideando melodías, mezclando la psicodelia rockera de led Zeppelin con ritmos de baile, el pop de The Smith, las melodías de The Beatles.

Soy incapaz de decir cuantas veces he pinchado el Vinilo. ¿500?, ¿1000?. Siempre que me lo pongo es como si volviese a los 20.

Cambiaron mi forma de ser, me deje flequillo, camisetas de rallas, me hizo formar parte de un colectivo (la psicodelia de Manchester) del que eramos cuatro gatos en Madrid, y eso es bonito y único, me di cuenta de la magia de la música, de como evolucionan melodías de los 60, 70, como se mezclan los sonidos para crear nuevos sonidos. Me hicieron “Indie” para toda la vida. Luego vino el Shoegaze, MBV, slowdive y otros, pero eso es otra historia…

stone-roses-2-e1338209147750

Os dejo el enlace al disco completo en Spotify.

By Nostromo.

 

Disfrutando con Mateo

Los que me conocéis sabéis lo que pienso del mundo del videojuego, y como estas disciplinas pueden, ademas de entretenernos, enseñarnos, fortalecer nuestras neuronas, desarrollar nuestra creatividad, despertar nuestra imaginación y un sinfín de mas cosas.

Os presento un video sobre Crayon Physics Deluxe, un juego de dibujo con estética naif en el que junto a mi hijo Mateo estamos pasándolo muy bien, y aprendiendo física.

By Nostromo…

Píldoras Musicales (2)

10 nuevas píldoras para el dolor físico, y metafísico, para la amargura, el amargor, para los momentos de soledad y para cuando nos molesta el gentío. Para cuando tenemos ganas de llorar y no podemos, y para cuando no podemos parar de llorar.

  • De nuevo TPOBPAH (The Pains of Being Pure At Heart), repetimos, en este caso con “103”. Ya tuvisteis noticias de ellos por aquí.
  • Dos temas de Hans Zimmer de la espléndida banda sonora de Black Hawk Down. “Vale of Plenty” y “Mogadishu Blues”, Otro tema más de esta película, en este caso de la mano de Joe Strummer And The Mescaleros “Minstrel Boy”.
  • El Grupo de Expertos Solynieve nos trae “La Reina de Inglaterra” con el Jota  al micro.
  • Lagrimillas. Los secretos con “Volver a ser un niño”.
  • Mi tema favorito de La flauta Mágica de Mozart. ahahahahahahahahahahahaha ah ah ah ah ah ah ah ah.
  • A bailar un poquito con MGMT y “Time To Pretend”.
  • Minimalismo suave y facil de escuchar de Ludovico Einaudi de su album NightBook “Lady Labyrinth”.
  • Un poquito de Shoegaze por parte de Drop Nineteens “Delaware”.

Recordad que podéis agregar directamente las listas de reproducción a vuestros perfiles de Spotify, bien sean de pago o gratuitos.

By Nostromo

¿Porqué me gusta correr?

Nunca me ha gustado el deporte.

De pequeño era el niño al que elegían al final cuando se organizaba un partido de fútbol. No era gordito, pero recuerdo que siempre quedábamos los últimos en la elección un niño bastante gordito y yo. Al final nos hicimos amigos.

El único deporte que he practicado con asiduidad es la natación, llegando a formar parte del club de natación Moscardó, pero una mala experiencia en una competición me hizo ver que el deporte, y por lo menos el competitivo,  no era lo mío.
En Noviembre de 2011 comencé a correr. Bueno, comencé por andar, posteriormente a andar y trotar, y ya finalmente trotar.  Los 40 años traen reflexiones vitales, y estas reflexiones me llevaron a la necesidad de cultivar nuevos hábitos. Buscar nuevos horizontes.
¿Porque me gusta correr?. A priori es un deporte “coñazo”. ¡Correr es de cobardes! me dicen. Sonrío de forma inconexa y pronuncio un ¡jejeje! inexpresivo, pues yo tampoco entiendo lo que quieren decir con esa “frase hecha”.
 Me gusta correr por su componente ZEN. Sales a trotar (prefiero decir trotar pues mi ritmo es muy, muy lento) y la única compañía que tienes son tus pensamientos. Últimamente ya no salgo ni con música. La música relaja, y es algo a lo que puedes aferrarte ante una carrera larga, un momento de cansancio. Puedes abstraerte de ese pensamiento negativo que te está diciendo “¿no sería mejor que te parases en aquella terracita y te tomases una cañita bien frequita?”. No salgo con música para disfrutar totalmente de la experiencia.
Correr, y seguir corriendo es fortalecer tu voluntad, dominar tus debilidades. Te llegan pensamientos que te dicen ¿que haces tío, con el calor que hace? ¿te pagan por correr?, ¿pues déjalo!. Y esto es parte de lo que me atrae. ¡No lo voy a dejar!. Yo tengo más voluntad de lo que mi propia mente me quiera hacer creer.
También fortalece tus músculos y mejora el corazón y los pulmones. Es algo solitarío, único. La experiencia de una carrera es totalmente personal. El sudor corriendo por tu cuerpo, el sol cegando, tu respiración, el mar calmado a tu derecha.
Corres es algo que va conmigo. Soy de costumbres minimalistas, y cada día mas. No hay deporte mas minimalista que correr. Unas zapatillas, ropa de deportes y bajarte a la calle. No tienes que realizar grandes desplazamientos, no tienes que coger el coche. No tienes que gastarte un “pastizal” en equipamiento. Atarte las zapas, ponerte las mallas y ya está.
El coste es mínimo, ya que aunque unas zapas buenas cuestan dinero, a alguien con conciencia minimal como yo, y con poco afán consumista le pueden durar años.
Corro sin objetivos. Me interesa el hábito, el que forme parte de mis costumbres semanales, no tanto los “retos” o “metas” que pueda conseguir. Los objetivos conseguidos están muy bien, pero una vez conseguidos producen un efecto de “deshinche”, de relajación sobre tus buenos hábitos conseguidos. Con lo cual está bien marcarte unas carreras en las que participar, unas medias maratones, algún día un maratón… pero sin olvidar que lo importante y verdaderamente saludable es el hábito de correr.
No me gustan los deportes pero….. me gusta correr.
By Nostromo.