Calor, ayuno y los Impromptus de Schubert

Hoy ha sido un día especialmente caluroso, de finales de Junio, cuando todavía tu cuerpo no está aclimatado. He llegado a casa hecho un trapo y me he dejado caer sobre el puff que tengo al lado deI mirador del salón, y que me permite distraerme viendo como las personas y vehículos vuelven de sus lejanos lugares de trabajo a sus respectivas casas.
Se junta que es uno de los días que realizo ayuno integral… Si, así es… ayuno integral. me tiro 24 horas sin probar bocado. No te creas que lo hago por adelgazar, que por otro lado no me vendría nada mal… Tiene que ver mas con la contención que otra cosa. Es algo sobre lo que leí hace ya algunos años y en determinadas épocas retomo la costumbre de hacer uno semanal, y el caso es que sientan muy bien.
Bueno, pues en este ambiente de sofocón caluroso pre-veraniego y autocontrol para no irme de cabeza al frigorífico y tomarme una cerveza bien fresquita y unos cachitos de jamón he cogido por banda los impromptus de Schubert y me los he inyectado en vena…
uff… que bien… Son 8 píldoras que adormecen los sentidos de una forma majestuosa.
En la música de schubert noto perfectamente su juventud. Es un compositor que murió muy joven, con 31 años, y que te transmite con pasión ese periódo romático de principios del siglo XIX. Esa pena, dulce pena, interior, gozosa. Un llanto alegre. Vamos, esa sensación agridulce de la melancolía.

Han cumplido perfectamente su cometido. Han relajado mi espíritu inquieto, mi estress y esa sensación de “no parar” que tiene uno a veces cuando viene del trabajo con mil cosas en la cabeza, y super acelerado.

Hacen falta pocas cosas para ser feliz, o para pasar momentos de felicidad, pues tampoco es necesario ser feliz las 24 horas del día… De todo se cansa uno. Pues estos impromptus lo consiguen.

¿La edición?
De mi colección “Grandes Compositores de la Música Clásica”, formato vinilo. una edición de la philips cuyo interprete “Ingrid Haebler” desconocía, pero vamos, lo hace bastante bien. Tampoco soy un experto en interpretes de Schubert.
Se nota que es una interpretación femenina. No se como explicarme, pero tengo la misma sensación que con María Joao Pires con Chopin. No se, una sensibilidad especial.

By Alf.